Skip navigation

Estimados lectores:

Les dejo un par de citas del libro “Mamá”, de Jorge Fernández Díaz.

“Una tarde me perdí con las manos en los bolsillos por las calles del barrio, me paré frente a la casa de Ravignani, toqué el árbol y las rejas del balcón, y fui pateando chapitas y piedras por veredas de solcito hasta que me choqué con el paredón del colegio León XIII. Subí como atontado las escalinatas blancas y entré en la iglesia desierta y silenciosa, y me senté en el banco de la primaria, a la derecha de la nave, en el último asiento sobre el pasillo, a la altura de los pies clavados y sangrantes del Jesucristo que pende de la misma pared y con la misma mirada. Te prometo que nunca más voy a dar tantos rodeos para terminar en el mismo lugar -le dije con hidalguía, como si quisiera reírme de mí mismo por encima de los moretones y la lastimaduras-. ¿En qué podemos creer los que alguna vez creímos?”.

“Siempre es inesperada e inconcebible la muerte de los seres queridos cuando uno tiene la edad de la omnipotencia”.

Biografía de Jorge Fernández Díaz

Jorge Fernández Díaz nació en Buenos Aires en 1960, en el barrio de Palermo. Es un reconocido escritor y periodista, que escribe ficciones desde muy joven, y se dedica a la labor periodística desde los 21 años, cuando creó la revista Retruco con un amigo. Actualmente es columnista de La Nación.

Su trayectoria profesional incluye la colaboración como redactor especial y cronista policial de La Razón, a fines de los años 80. Luego de casarse con su actual ex mujer, se mudó a la Patagonia, donde fue jefe de redacción de un diario local.

JORGE-FERNANDEZ-DIAZ

Unos años después, con su retorno a Buenos Aires, asumió la jefatura de política de El Cronista, siendo más tarde subdirector de las revistas Somos y Gente. También se desempeñó como subdirector y miembro del grupo fundador del diario Perfil,  fue director de la revista Noticias y del suplemento semanal AdnCultura, que fundó con Tomás Eloy Martínez.

Hay una pausa en la biografía para recalcar lo mucho que extraño recibir este suplemento, que esperaba todos los viernes con ansias. Les dejo un comentario del propio Fernández Díaz al respecto de la desaparición de la revista. http://www.lanacion.com.ar/1807193-la-mirada-del-adios.

Volviendo a Fernández Díaz, ha publicado distintas obras en todos sus años de trayectoria. La más reciente, “El Puñal”, fue muy aclamada por la crítica, y hasta tuvo su adaptación cinematográfica.

Fernández Díaz recibió distintos premios, como la Medalla de la Hispanidad (2002), el Premio Konex de Platino (2007), la Medalla del Bicentenario (2010) y la Cruz de la Orden de Isabel la Católica (2012).

Les dejo un par de comentarios que encontré en la página de Wikipedia sobre libros de Fernández Díaz:

“Mamá es tan simple y poderosa como la vida. Pero la vida no está tan bien escrita”. José Pablo Feinmann

“Consigue que todos seamos Fernández, página tras página, y que cerremos el libro, al fin, como quien se despide de un viejo amigo. Eso exactamente es la buena literatura. Lo demás son milongas”. Arturo Pérez-Reverte

“En Mamá, Fernández Díaz demuestra que las distancias entre la verdad y la belleza no son tales: ambas corren juntas cuando se sabe dónde ir a buscarlas”. Jorge Lanata

Obras

Novelas

  • El asesinato del wing izquierdo (1987).
  • El Dilema de los próceres: Sherlock Holmes y el misterio del argentino enmascarado (1997)
  • Mamá, una historia íntima (2002).
  • Fernández (2006).
  • La logia de Cádiz (2008).
  • La segunda vida de las flores (2009).
  • La hermandad del honor (2010).
  • El Puñal (2014).

Investigación Periodística

  • Bernardo Neustadt: el hombre que se inventó a sí mismo (1993).

Crónicas y Cuentos

  • Corazones desatados (2007).
  • Alguien quiere ver muerto a Emilio Malbrán (2011)
  • Las mujeres más solas del mundo (2012)

Otros Libros

  • Terror. Antología (2013)

 

Estimados lectores:

El fin de semana terminé de leer “Mamá”, de Jorge Fernández Díaz. El libro es mucho más que la crónica de vida de Carmen Díaz, madre del autor. Es la historia de una familia de inmigrantes, asturianos, desde los bisabuelos de Fernández Díaz, hasta llegar al propio Jorge y su hermana Mary.

La vida de esta familia es muy parecida a la de tantas otras: pobreza en Europa, familia numerosa hambrienta, ilusiones de prosperidad del otro lado del Océano, trabajo muy duro y deseos de progreso, al menos para los hijos, educados en el exilio.

Todo eso lo vemos en la novela, narrada por ese hijo argentino que logró cumplir con los deseos de sus padres inmigrantes.

Fernández Díaz nos abre totalmente las puertas de la casa familiar (o de las casas de sus distintos parientes a través del tiempo). Las anécdotas familiares son tan íntimas, tan personales, que conmueven hasta las lágrimas o la risa.

Es muy lindo saber que esas personas existieron y, en algunos casos, todavía existen. Ellas son parte de la historia y del presente del autor, quien deja traslucir lo mucho que siente a su familia y su pasado.

También es de destacar el componente autobiográfico de un actualmente exitoso escritor y periodista. Es interesante poder conocer el ambiente en el que se crió una persona como él, y cómo se desarrolló su crecimiento personal y profesional.

Finalmente, las reflexiones de la vida son imperdibles.

En suma, es un libro que, por donde sea que se lo mire, vale la pena ser leído.

Les debo la biografía del autor y un par de citas que tengo preparadas.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

El nuevo libro que ya empecé es “Mamá”, de Jorge Fernández Díaz.

Mamá

Les copio lo que dice la parte de atrás del libro:

Una campesina española envía a su hija de quince años a la Argentina de Perón. Quiere sacarla de la miseria y le promete que pronto la seguirá toda su familia. Pero algo falla y nadie viene, y la chica se queda atrapada en un país hostil donde crece, se casa, lucha contra su destino y sufre el destierro más cruel. Luego de muchos años, deja de sufrir y se hace argentina. Entonces sus hijos y nietos le anuncian que quieren irse a vivir a España, huyendo de la depresión económica, y todo vuelve a empezar.

Mamá es un clásico de la crónica narrativa argentina, que hoy también se lee como el empeño de la mujer moderna contra las dolorosas acechanzas del mundo.

El libro es bien corto, tiene letra grande, y está narrado como si Fernández Díaz nos estuviera contando su historia familiar en un café.

Lo que leí hasta ahora me hace pensar mucho en mi abuela, que si bien era italiana y no española, seguramente vivió pesares similares al venir de Italia. Pero más que nada me recuerda a otra abuela, esta sí española, que también se vino sola de Galicia, y que casualmente también se llamaba Carmen.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Les dejo una cita del libro, que resume el tono reflexivo de la obra.

Es una realidad. Mientras vivimos, vamos criando la muerte al mismo tiempo. Pero esta es solo una parte de la verdad que debemos conocer. La muerte de …. me lo enseñó. Me dije: “El conocimiento de la verdad no alivia la tristeza que sentimos al perder a un ser querido. Ni la verdad, ni la sinceridad, ni la fuerza, ni el cariño son capaces de curar esta tristeza. Lo único que puede hacerse es atravesar este dolor esperando aprender algo de él, aunque todo lo que uno haya aprendido no le sirva para nada la próxima vez que la tristeza lo visite de improviso”. Pesé en ello, noche tras noche, en mi soledad, oyendo el ruido de las olas y el rugido del viento.

Nota: Los puntos suspensivos son míos, para no develar de qué muerte se trata.

Estimados lectores:

He terminado de leer “Tokio Blues”, de Murakami.

Antes que nada, les comento que no deja de impresionarme la imaginación de Murakami. Todos los libros del autor japonés que leí hasta ahora comparten esas escenas misteriosas, tiempos que exceden el tiempo cronológico, personajes sensibles y ambientes reales, pero con un toque de fantasía.

Pero aunque los libros tienen elementos comunes, me sorprende que a Murakami se le ocurra escribir ciertas cosas que a mí jamás se me ocurrirían, a pesar de que la esencia de la trama sea algo tan simple como la soledad, la tristeza, la muerte o la búsqueda de la verdad.

Tokio Blues, narrado en primera persona, nos cuenta los sucesos que marcaron el paso de la adolescencia a la adultez de Watanabe, un muchacho solitario, introspectivo. Fue en esos años cuando Watanabe conoció la muerte de cerca, se sintió solo y simplemente se dejó llevar por la corriente, una corriente que lo empujó a estudiar una carrera que no le interesaba, a entablar amistad con personas con las cuales no tenía afinidad, a acostarse innumerables veces con mujeres desconocidas que no le interesaban, y a compartir un personal vínculo con una serie de mujeres que irán apareciendo en su vida.

Creo que de todo esto me fui dando cuenta al final, cuando la vida de Watanabe ya había se había perdido por estos senderos y buscaba encontrar su rumbo.

No sé si describiría el libro como lo hizo la persona que me lo regaló (“nos permite apreciar las cosas pequeñas de la vida”). Me parece que más bien nos muestra lo que la tragedia y la soledad pueden hacer en las personas, generando sentimientos y padecimientos que muchas veces no se ven en la superficie.

En otro post les dejo una cita del libro.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Tarde pero seguro, la segunda parte de las referencias históricas de la época de Sissi. En esta parte tenemos información de Italia, país que sufrió importantes modificaciones en esos años, y una breve mención de Francia, España y Reino Unido.

Unificación italiana: A comienzos del gobierno de Sisí y su esposo Francisco José, emperador de Austria, la composición geográfica de la región fue cambiando significativamente. Lo que hoy es Italia, en esa época era un conjunto de diversos estados distintos, vinculados a dinastías consideradas como “no italianas”, como los Habsburgo (Austria) o los Borbones (Francia).

Italia en 1829

Como se ve en el mapa, Italia estaba conformada por los estados de la Lombardía, dominada por Austria, los Estados Pontificios, el Reino de Piamonte, el Reino de las Dos Sicilias y otros ducados menores.

La tarea de unificar Italia, que culminó por el año 1870, fue realizada por el Conde de Cavour (político italiano que lideró la primera parte de la unificación, desde el norte), por Garibaldi (político italiano que lideró la unificación desde el sur) y por Víctor Manuel II (Rey de Cerdeña y primer rey de Italia luego de la unificación).

Esta unificación italiana impactó directamente en Austria, que se vio envuelta en cruentos enfrentamientos bélicos, y que perdió parte de su territorio.

Italia en 1871

Después de varios intentos de unificación entre 1830 y 1848, aplastados por el gobierno austríaco, la política del Conde de Cavour, ministro del reino de Piamonte, logró interesar al emperador francés Napoleón III en la unificación territorial de la península. Sin embargo, a pesar de la derrota del imperio austríaco, el acuerdo no se cumplió por el temor de Napoleón a la desaprobación de los católicos franceses. Aun así, la Lombardía fue cedida por Napoleón al Piamonte. Además, durante la guerra se presentaron insurrecciones en los ducados del norte, los que luego fueron anexados al Piamonte, con lo cual se cumplió la primera fase de la unificación.

En la segunda fase se logró la unión del sur cuando Garibaldi, inconforme con el tratado entre Cavour y Napoleón, se dirigió a Sicilia, conquistándola y negándose a entregarla a los piamonteses. Desde allí también ocupó Calabria y conquistó Nápoles. Garibaldi, que buscaba la unidad italiana, entregó los territorios conquistados a Víctor Manuel II. Mediante plebiscitos, Nápoles, Sicilia y los Estados Pontificios se anexaron al reino de Piamonte y al futuro rey de Italia, Víctor Manuel II.

Posteriormente el nuevo Reino de Italia continuó la reivindicación de territorios fronterizos, especialmente con el Imperio austrohúngaro (Trieste/Istria/Dalmacia y el Trentino), que se resolvieron parcialmente en 1919 tras la Primera Guerra Mundial.

Francia: En 1821 fallece Napoleón en la isla de Santa Elena, tomando Luis XVIII por segunda vez el imperio. Lo sucedieron en 1824 Carlos X y luego de 1830 Luis Felipe I. Este último abdica en 1848 a causa de los movimientos revolucionarios, constituyéndose un gobierno provisional. El 10/12/1848 es elegido el primer Presidente de la República francesa: Luis Napoleón Bonaparte, sobrino de Napoleón Bonaparte.

Francia

Sin embargo, debido a la negativa de reelegir al Presidente, a fines de 1851 se lleva a cabo un golpe de estado que termina con la República es instala el Segundo Imperio, dirigido por el mismo Luis Napoleón, quien adopta el nombre de Napoleón III de Francia. El nuevo Régimen intentó compaginar un gobierno autoritario y personalista con el mantenimiento de los principios liberales burgueses. Para restaurar la grandeza de Francia, Napoleón III desarrolló una activa política imperialista llevando a cabo expediciones hacia África y Extremo Oriente, venció con Inglaterra a Rusia en la Guerra de Crimea, pero intervino sin éxito en México al intentar constituir un imperio liberal gobernado por Maximiliano I y sucumbió tras la derrota sufrida por su ejército en el marco de la guerra franco-prusiana de 1870-1871. Durante este periodo se registró la más radical transformación urbanística y de infraestructuras de la historia de París.

España: En España en 1833 muere el Rey Fernando VII, abriendo un nuevo período de instabilidad política y económica. El hermano del Rey, Carlos María Isidro, se rebeló contra la designación de Isabel II, hija de Fernando VII, como heredera y reina constitucional, y contra la derogación de la Ley Sálica de la dinastía Borbón, que impedía la sucesión de mujeres a la corona. El reinado de Isabel II se caracterizó por la alternancia en el poder de progresistas y moderados.

España

Los años sucesivos se caracterizaron por la inestabilidad política, tanto en el gobierno como en las cuestiones territoriales, terminando proclamándose rey a Alfonso XII, hijo de Isabel II. Con la muerta de Alfonso XII en 1885, la regencia queda a cargo de María Cristina, su viuda, hasta cumplir su hijo, Alfonso XIII, la mayoría de edad.

En 1898 España, al caer frente a Estados Unidos, perdió sus últimas colonias (Cuba, Filipinas, Guam y Puerto Rico).

Ya en el siglo siguiente, los descontentos sociales y gubernamentales culminaron con el golpe de estado del general Miguel Primo de Rivera, en 1923, estableciéndose una dictadura militar aceptada por todos, incluido el propio rey.

Reino Unido: Reino UnidoHasta mediados de 1800 Inglaterra llevó a cabo una serie de reformas electorales que terminaron posibilitando la aprobación de numerosas leyes sociales, como por ejemplo la abolición de la esclavitud, leyes fabriles, para pobres y supresión del diezmo (en los matrimonios). Por otro lado, luego de la derrota de Napoleón Bonaparte, en 1821, el Reino Unido se configuró en la potencial naval y económica por lo que sería reconocida en los años sucesivos. También contribuyó a ello que luego de la Primera Guerra Mundial recibiera el mandato sobre las antiguas colonias alemanas y posesiones otomanas.

En 1921 resurgieron los conflictos internos en Irlanda, demandante de un gobierno autónomo, culminando en la partición de la isla, y terminando el país asumiendo su nombre actual: el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Les dejo una cita de “Tokio Blues” que me pareció preciosa. Triste, pero preciosa por su sencillez, intensidad y realismo.

El libro está narrado en primera persona. En este pasaje el narrador, Toru Watanabe, recuerda sus sentimientos de cuando tenía 17 años y sufrió el suicidio de Kizuki, su mejor (y único) amigo de la secundaria.

Sin embargo, por más que intentase olvidarlo, en mi interior permanecía una especie de masa de aire de contornos imprecisos. Ahora puedo traducirla en las siguientes palabras: “La muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella”.

Expresado en palabras, suena a tópico, pero yo en ese momento lo sentía como una masa de aire en mi interior. La muerte estaba presente en el pisapapeles, en las cuatro bolas rojas y blancas alineadas sobre la mesa de billar. Y nosotros vivimos respirándola, y va adentrándose en nuestros pulmones como un polvo fino.

Hasta entonces había concebido la muerte como una existencia independiente, separada por completo de la vida. “Algún día la muerte nos tomará de la mano. Pero hasta el día en que nos atrape nos veremos libres de ella”. Yo pensaba así. Me parecía un razonamiento lógico. La vida está en esta orilla; la muerte, en la otra. Nosotros estamos aquí, y no allí.

A partir de la noche en que murió Kizuki, fui incapaz de concebir la muerte (y la vida) de una manera tan simple. La muerte no se contrapone a la vida. La muerte había estado implícita en mi ser desde el principio. Y este era un hecho que, por más que lo intenté, no pude olvidar. Aquella noche de mayo, cuando la muerte se llevó a Kizuki a sus diecisiete años, se llevó una parte de mí.

Viví la primavera de mis dieciocho años sintiendo esta masa de aire en mi interior. Al mismo tiempo, intentaba no mostrarme serio, pues intuía que la seriedad no me acercaba a la verdad. Pero la muerte es un asunto grave. Quedé atrapado en este círculo vicioso, en esta asfixiante contradicción. Cuando miro hacia atrás, hoy pienso que fueron unos días extraños. Estaba en la plenitud de la vida y todo giraba en torno a la muerte.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

El nuevo libro es “Tokio Blues. Norwegian Wood”, de Haruki Murakami.

Tokio Blues

Les copio la trama, según la contratapa: “Mientras aterriza en un aeropuero europeo, Toru Watanabe escucha una vieja canción de los Beatles que le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de los años sesenta. Recuerda entonces con melancolía a la misteriosa Naoko, la novia de su mejor amigo de la adolescencia. El suicidio de este les distanció durante un año, hasta que se reencontraron e iniciaron una relación íntima. Sin embargo, la aparición de otra mujer en su vida lleva a Toru a experimentar el deslumbramiento y el desengaño allí donde todo debería cobrar sentido: el sexo, el amor y la muerte”.

Haruki Murakami at the Edinburgh international books festival in August.

La persona que me lo regaló, una de las que más quiero en el mundo, me lo recomendó muchísimo, remarcarndo que el libro a él le permitió apreciar la hermosa sencillez que la vida esconde, y que nosotros muchas veces tapamos.

Ya les iré contando.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Ayer he terminado de leer “De amor y de sombra”, de Isabel Allende. El libro está dividido en tres partes bien marcadas. En la primera conocemos a los personajes, bañados por la inocencia, el amor y la primavera. Al finalizar la primera parte se comienzan a vislumbrar las sombras que se irán tornando más oscuras con el correr de las páginas.

La segunda parte nos introduce de lleno en el mundo de los desaparecidos, el terrorismo de estado y las injusticias del régimen.

En medio de este mundo de sombras nace el amor incondicional de Irene y Francisco.

Los toques de realismo mágico que habían aparecido al principio no se repitieron. La obra es intensamente realista, introduciéndonos de a poco al oscuro mundo de la dictadura. Los personajes están muy bien logrados, cada uno con sus rasgos típicos, pero a la vez con un toque de cotidianidad, como si se tratara de personas comunes y corrientes, como podríamos haber sido nosotros.  La evolución de cada uno a lo largo de la novela está muy bien lograda.

La ambientación es perfecta también, dándole ese asilo de ancianos un aura particular al oscuro mundo de la dictadura y la clandestinidad.

En síntesis, es un libro muy recomendable.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Como ya les anticipé, estoy leyendo “De amor y de sombra”, de Isabel Allende. La contratapa del libro mucho no aporta sobre la trama, así que voy a mostrarles la todavía incompleta imagen que he visto hasta el momento.

P89254A.jpg

Al comienzo del libro nos son presentados varios personajes cuyas vidas intuyo van a cruzarse. Tenemos por un lado a una mujer madura, que intenta mantener su imagen de aristócrata, a pesar de estar obligada a alquilar las habitaciones de su casa a ancianos solitarios. La hija de esta mujer, Irene, es una joven periodista de ideas liberales, algo soñadora, aunque comprometida y preocupada por el prójimo.

En el camino de Irene se cruza Francisco, un muy preparado psicólogo, que desempleado busca trabajo como fotógrafo para colaborar con su familia. El amor de Francisco por Irene es inmediato, aunque se cruzarán siempre en el medio las actividades clandestinas de Francisco y el novio de Irene, el Capitán Gustavo, constante viajero.

Por otro lado, encontramos a la familia de Digna, una pobre campesina, casada con un triste payaso de un circo itinerante, madre de una considerable prole. Una de sus hijas es Evangelina, una muchacha con un turbio nacimiento, que padece diariamente unos extraños ataques que enloquecen a toda su familia.

El marco común de la historia es la dictadura chilena (el libro fue publicado en 1984, dos años después de “La casa de los espíritus”).

La obra me recuerda mucho al estilo de Allende de “La casa de los espíritus” (“De amor y de sombra” es la segunda novela escrita por la autora chilena, justamente luego de “La casa de los espíritus”, su obra más famosa).

En la entrevista que leí el otro día, lo que el periodista le remarcaba a Isabel es que los lectores se quejan del cambio de estilo de la autora, alegando que las últimas novelas publicadas tienden a ser más banales.

Isabel Allende

Yo no me atrevo a decir que los temas sean más banales (tampoco leí muchas obras de ella), pero sí veo un estilo de escritura bien diferente.

El aura de realismo mágico que envuelve a “De amor y de sombra” es muy similar a la de “La casa de los espíritus”. El otro libro de Allende que leí, “La isla bajo el mar” lo sentí más real y más directo. En “La isla…” era como si el tema abordado, también un drama sobre los pueblos latinoamericanos, fuera expuesto más sencillamente, sin adornos del lenguaje, sin recurrir a la magia y las vueltas poéticas de la trama. Al menos esa fue mi impresión.

Ahora, con “De amor…” retorno a esa realidad mágica, pero dura, de las primeras creaciones de Allende, donde cada personaje encierra un mundo.

Saludos.

Mercedes

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.