Skip navigation

Estimados lectores:

Brevemente les informo que ya he terminado de leer “El segundo sexo”, de Simone de Beauvoir. El libro me pareció excelente. Si bien hay conceptos que ya no aplican (porque la mujer está en una mucho mejor posición ahora que en la época de Simone), me aportó muchísimo.

Próximamente espero poder tener tiempo de desarrollar más.

También me he marcado una serie de frases y pensamientos interesantes que quiero transmitirles.

Saludos.

Mercedes

Biografía de Simone de Beauvoir

Simone de Beauvoir nació el 9 de enero de 1909, y falleció en 1986, a los 78 años. Era hija de Georges Bertrand de Beauvoir, que trabajó un tiempo como abogado y era un actor aficionado, y de Françoise Brasseur. Nació en el piso familiar, situado en el bulevar Raspail (París), y fue escolarizada desde sus cinco años en el Cours Désir, donde solía enviarse a las hijas de familias burguesas. Se destacó por sus habilidades intelectuales, que hicieron que acabase cada año primera de su clase, junto con Èlisabeth Lacoin (Zaza), quien se convertiría en su mejor amiga.

Simen de Beauvoir

La situación económica de su familia se deteriora significativamente cuando el abuelo materno de Simone, presidente de un banco, es declarado en bancarrota, deshonrando a toda su familia. Como consecuencia de este hecho, la familia de Simone debe dejar el piso donde vivían y trasladarse a otro más humilde. Las dificultades financieras impactan en la vida personal de los padres de Simone. La precoz niña vio cómo las relaciones entre sus padres se deterioraban poco a poco.

Un hecho importante en el nacimiento de las ideas políticas feministas de Simone es que toda su infancia estuvo marcada por el hecho de haber nacido mujer: si bien su padre siempre reconoció las dotes intelectuales de Simone, nunca le escondió que hubiese deseado un hijo varón. Ambos padres inculcaron la costumbre de estudio a sus hijas, estimando la profesión de escritor como una de las materias más bellas.

Simone acabó licenciándose en letras, con especialización en filosofía, en la primavera de 1928, tras haber aprobado también unas certificaciones de ética y de psicología. Sus estudios universitarios concluyeron con la redacción de una tesina sobre Leibniz (filósofo/lógico/matemático).

Vida privada

Fue en la facultad de Letras de la Universidad de Paris donde conoció a gran cantidad de intelectuales, entre los que se destacó el filósofo Jean-Paul Sartre, compañero hasta su muerte de Simone de Beauvoir.

Simone define al amor que siente por Jean-Paul como su “amor necesario”, en oposición a los “amores contingentes” (más efímeros), que ambos mantuvieron a través de los años que estuvieron juntos.

File---Sartre and Beauvoir released afterarrest--Writer and philosopher Jean-Paul Sartre, left, and Simone de Beauvoir leave police station June 26 released after beeing picked up by police on a Paris street corner for distribution of a left wing newspaper. (AP Photo/str/MICOL)

Además de generar polémica por este tipo de relación liberal y abierta, Simone despertó admiración y críticas por su bisexualidad; mantuvo relaciones amorosas con algunas de sus alumnas, entre ellas, Olga Kosakiewitcz y Bianca Bienenfeld (el pacto que la unió a Sartre le permitía conocer “amores contingentes” de no importa qué sexo). También mantuvo una breve relación con un alumno de Sartre, apodado “el pequeño Bost”.

Su relación con Sartre perduró hasta la muerte de éste, en 1980. Sin embargo, nunca se casaron ni vivieron bajo el mismo techo. Ambos vivieron en completa libertad, practicando la poligamia y sintiéndose felices con el lazo que habían creado entre ellos. Este esquema relacional novedoso se cimentaba en el rechazo profundo y visceral del modo de vida burgués. Simone se creía única, se negaba a caer en la trampa del matrimonio (asociado directamente con la dominación del hombre sobre la mujer), pero ante Sartre tuvo que reconocer: «Era la primera vez en mi vida que yo me sentía intelectualmente dominada por alguno».

La ferviente oposición de Simone al matrimonio la podemos ver por ejemplo cuando, en 1931 Simone y su enamorado Jean-Paul son destinados a dar clase en universidades ubicadas en ciudades muy distantes. Para evitar la separación Jean-Paul le propone a Simone matrimonio, con el fin de que ser destinados a la misma institución. Simone, sumida en la angustia por la separación, no cedió: El matrimonio multiplica por dos las obligaciones familiares y sociales, quitándole la libertad que ella tanto valoraba.

Docencia, escritura y pensamiento

Si bien su carrera como escritora comenzó con la primera publicación en 1937, su consagración literaria tuvo lugar el año 1949, con la publicación de “El segundo sexo”, del que se vendieron más de veintidós mil ejemplares en la primera semana. La obra causó un enorme escándalo, particularmente en lo referente al aborto, y fue objeto de animados debates literarios y filosóficos. El libro se tradujo a varios idiomas; en los Estados Unidos, se vendieron un millón de ejemplares, y se convirtió en el marco teórico esencial para las reflexiones de las fundadoras del Movimiento de liberación de la mujer.

El Segundo Sexo

De Beauvoir se convirtió en precursora del movimiento feminista al describir a una sociedad en la que se relega a la mujer a una situación de inferioridad. Su análisis de la condición femenina, en ruptura con las creencias existencialistas, se apoya en los mitos, las civilizaciones, las religiones, la anatomía y las tradiciones. En el libro Simone describe al matrimonio como una institución burguesa repugnante, similar a la prostitución, en la que la mujer depende económicamente de su marido y no tiene posibilidad de independizarse.

Sobre el feminismo, Simone de Beauvoir denunció la educación que se les daba a las niñas inculcándoles los valores de la maternidad y haciéndoles ver que era la manera femenina de realizarse como personas.

Entre las frases emblemáticas del libro encontramos. « On ne naît pas femme, on le devient » (no se nace mujer, se deviene). Esta transformación de la persona en mujer (u hombre), según Simone, se da básicamente por la educación y trato diferente que los niños reciben desde su nacimiento; el mundo alrededor de un bebé se comporta completamente diferente según sea niño o niña. Aún hoy podemos ver cómo a las niñas se les de muñecos bebés, cocinitas y otros “juguetes” similares, mientras que a los niños les dan autos, pelotas y juegos de ingenio.

En relación a la maternidad y el matrimonio, en “El segundo sexo” Simone señaló también que el verdadero problema radicaba en que la «trampa» de la maternidad estaba envuelta en la sociedad patriarcal dentro de una «trampa» más amplia, la del matrimonio y la familia.

En 1954 Simone recién el Premio Goncourt, mayor galardón de la literatura francesa, por su libro “Los Mandarines”, convirtiéndose en uno de los autores más leídos del mundo. En 1964, con el ensayo “Una muerte muy dulce”, vuelve a tocar temas ríspidos, hablando de los tratamientos eternos y la eutanasia.

Obras

Novelas

  • La invitada. (1943)
  • La sangre de los otros (1945)
  • Todos los hombres son mortales (1946)
  • Los mandarines (1954).
  • Las bellas imágenes (1966)
  • La mujer rota (1968)
  • Cuando predomina lo espiritual (1979)

Ensayos

  • Para qué la acción (1944)
  • Para una moral de la ambigüedad (1947)
  • El existencialismo y la sabiduría de los pueblos (1948)
  • América al día (1948)
  • El segundo sexo (1949)
  • El pensamiento político de la derecha (1955)
  • La larga marcha (Ensayo sobre China) (1957)
  • La vejez (1970)

Memorias y diarios

  • Norteamérica al desnudo (1948)
  • Memorias de una joven formal (1958)
  • La plenitud de la vida (1960)
  • La fuerza de las cosas (1963)
  • Una muerte muy dulce (1964)
  • Final de cuentas (1972)
  • La ceremonia del adiós (1981)
  • Diario de guerra: septiembre 1939-enero 1941 (1990)
  • Cahiers de jeunesse, 1926-1930 (2008)

Teatro

  • Las bocas inútiles (1945)

Correspondencia

  • Cartas a Sartre (1990)
  • Cartas a Nelson Algren: un amor transatlántico (1998)
  • Correspondance croisée avec Jacques-Laurent Bost, 1937-1940. (2004).

Estimados lectores:

Actualmente me encuentro leyendo una obra que hace mucho tengo curiosidad por leer: “El segundo sexo”, de Simone de Beauvoir. Más allá de lo que la autora representa para la historia de la literatura, me interesa conocer la historia de la mujer, encontrar el porqué de su histórica inferioridad.

El Segundo SexoEl libro es bastante extenso, y por momentos se torna algo denso (por ejemplo, el capítulo de las representaciones de la feminidad y la masculinidad en la mitología).

Sacando esas partes, es interesantísimo, porque vincula elementos de historia, psicología, sociología y economía, para explicar la inferioridad de la mujer. Se citan también muchos autores, de diversas disciplinas y de la literatura, para mostrar los distintos puntos de vista y actitudes frente al problema.

La sección en la que me encuentro ahora analiza la infancia y adolescencia de niños y niñas, y cómo esta impacta en el futuro desarrollo de cada sexo.

Como por momentos el libro me agota, en paralelo estoy leyendo “Hamlet” (el e-book me permite hacer el cambio de obra en cualquier momento). Mucho no tengo que decir de Hamlet, es una clásico indiscutido de Shakespeare, que ha tenido miles de adaptaciones. En otro post publico biografía de Simone y de William.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

He terminado de leer “Sobrevivir para contarlo”. Es un libro interesante para tomar conocimiento del desastre que fue el genocidio en Ruanda, a través del testimonio de una chica que sufrió muchísimo, vio y escuchó testimonios desgarradores, pero aprendiendo a perdonar para seguir viviendo en paz con la nueva familia que formó.

Les paso algo de información histórica.

Ruanda

Mapa Ruanda

Ruanda es un país muy pobre del África central, limítrofe de Uganda, Burundí, República Democrática del Congo y Tanzania. La desnutrición es crónica en Ruanda y la pobreza endémica.

Antiguamente en el territorio habitaba la etnia twa, hasta que en el sigle XI arriban los hutus (etnia que perpetró el genocidio en 1994).

En el siglo XIV llegan los granjeros tutsi a Ruanda, adquiriendo cada vez más poder y riqueza, fundando una monarquía regida por ellos mismos, como una especie de sistema feudal.

A fines del siglo XIX Alemania invade el territorio, que luego de la Segunda Guerra Mundial quedaría en manos de los belgas, con intervención de la ONU.

Bajo el control belga se acentuaron los conflictos étnicos, con marcada discriminación contra los hutus. Este proceso culmina en 1961, cuando los hutus toman el gobierno, abolen la monarquía e instalan un gobierno republicano.

Como consecuencia del cambio de gobierno una gran cantidad de tutsi huyeron de Ruanda hacia países limítrofes como Uganda, entre 1959 y 1964.

La situación ya complicada del país se agravó aún más como consecuencia de las sucesivas bajas de los precios internacionales de los productos vendidos por Ruanda (principalmente del café). Con este clima de discriminación racial, corrupción, pobreza y hambre, se sembró la semilla que desencadenaría el genocidio.

En 1990 los exiliados tutsi, en oposición al gobierno de turno, que discriminaba y oprimía a los tutsi que habían quedado en el país, deciden invadir Ruanda, dando comienzo a una cruenta guerra civil.

Genocidio

Desde 1990, los tutsi, unidos bajo el FPR (Frente Patriótico Ruandés) se enfrentaron al gobierno ruandés, conformado por hutus. En respuesta a esta invasión, el ala extremista del gobierno comienza una campaña de exterminio de la etnia tutsi, a través de una campaña pública de violencia extrema.

Hay que aclarar que los tutsi tampoco eran carmelitas descalzas; de hecho, unos años antes los tutsi también habían asesinado a una gran cantidad de hutus, en un país vecino, durante su exilio.

Pero lo que ocurrió en Ruanda en 1994 fue sanguinario, y el gobierno tuvo una muy activa participación.

También fue conformado un grupo paramilitar, apoyado y armado por el propio estado, llamado Interahamwe.

Interahamwe

A este grupo armado se unieron una gran cantidad de civiles, personas que convivían con los tutsi pacíficamente, pero convencidos por los discursos del gobierno, o cegados por la ira colectiva.

La crueldad de los asesinatos no tiene punto de comparación; gente común, sin entrenamiento militar, recorría las calles con el único propósito de violar, asesinar, torturar y descuartizar a vecinos que nada habían hecho.

En las masacres murieron alrededor de 1.000.000 de personas, la mayoría tutsis, pero también muchos hutus moderados, que escondían tutsis, los defendían o se negaban a matar. Se calcula que el 75% de los tutsis fue asesinado.

La zona donde más duros se volvieron los hechos es justamente donde vivía la familia de Immaculée, al sur oeste de Ruanda, cerca del límite con El Congo..

Al comienzo del conflicto los organismos internacionales y los países que tenían intereses en Ruanda, como Bélgica y Francia, desaparecieron del país, abandonando todas las misiones que tenían.

Los franceses, con la organización de los cascos azules terminan involucrándose, colaborando con los tutsis (FPR), logrando finalmente reconquistar el país y frenar las masacres.

A fines de 1994 finalmente concluye el conflicto, dejando debastado al país y horrorizado al mundo.

Estimados lectores:

Algo tardíamente les comento las últimas novedades. Por empezar, el libro homenaje a Derrida lo terminé la semana pasada (no me lo había llevado a las vacaciones, era demasiado duro para el tiempo de relax). Me abrió mucho la mente haber leído algo de filosofía y el concepto de la deconstrucción me interesó muchísimo (aunque debería continuar su estudio). El libro está conformado por una gran cantidad de textos, algunos realmente breves, escritos en homenaje al filósofo argelino-francés Jacques Derrida. Entre estos textos encontré varios interesantísimos, otros llamativos, curiosos, algunos dificilísimos de leer, densos, y unos pocos realmente incoherentes, al menos para mi mente poco habituada a la filosofía. Debe aclarar también que, si bien el libro es un homenaje a Derrida, no todos los textos hablar de la vida, obra o pensamiento del homenajeado; hay textos a los cuales no les encontré la mínima vinculación.

Para concluir digo que es un libro que definitivamente valió la pena haber leído. Cuando tenga algún hueco más espero poder continuar leyendo a otros filósofos.

El nuevo libro que estoy abordando es “Sobrevivir para contarlo”, de Immaculée Ilibagiza.

Sobrevivir para contarlo

El libro, breve, es la autobiografía de una joven durante el genocidio en Ruanda, en 1994. En otro post les comento algo más de este pasaje nefasto de la historia del pobre país.

Immaculée nació en el seno de una familia Tutsi de clase trabajadora (los padres eran maestros), en el sur del país, cerca de la frontera con El Congo.

Los padres de la familia incentivaron constantemente a sus cuatro hijos para que estudiaran y se desarrollaran, siempre manteniendo la fe en Dios (son católicos), y la solidaridad para con todo el mundo.

Lo que no previeron estos maestros es que una cruenta guerra civil se desarrollaría en el país, enfrentando a los Hutus (etnia gobernante) contra la minoría Tutsi, a la que pertenece la familia protagonista.

Immaculée, una de las pocas sobrevivientes de su familia, logra subsistir durante los meses de asesinatos masivos y extremadamente crueles, encerrada en un baño con 7 mujeres, gracias a la ayuda de un pastor y a su poderosísima fe.

Immaculée

El libro hasta ahora es muy sencillo de leer, la narración es la de una protagonista real de los hechos, y está estructurada de manera muy simple. Por momentos los testimonio son duros. Ya pensar en el trágico desenlace de la familia de Immaculée hace que se me pongan los pelos de punta.

La historia es interesante; es un hecho relativamente próximo en el tiempo, del que yo nada sabía. La narración es también buena. Lo único que no me atrae demasiado son las permanentes demostraciones de fervor religioso de Immaculée. Entiendo que no solo fue su forma de sobrevivir y preservar la mente, sino que hoy en día la religión, el perdón y la ayuda comunitaria forman parte de su vida cotidiana. Nada más me resultan algo recurrentes las referencias a Dios y los rezos.

Saludos

Mercedes

Estimados lectores:

En estos días leí un nuevo libro: “Hadjí Murat”, de León Tostoi.

Hadjí Murat libro

“Cuando se lee una obra canónica por primera vez, se experimenta un extraño y misterioso asombro, y casi nunca es lo que esperábamos”. 

Estas palabras, dichas por Harold Bloom, y transcriptas por Víctor Andresco en el epílogo, me parecen una excelente descripción de la obra.

Porque yo también leí Hadjí Murat esperando algo, seguramente basándome en los libros que leí de Tolstoi, y me encontré con un libro completamente diferente al que imaginaba.

Digo que no fue lo que esperaba porque, por ejemplo, lo que me apasionó tanto de Ana Karenina fue lograr un conocimiento perfecto de los personajes principales, al punto de saber qué harían, aún antes de que lo exteriorizaran.

Esto claramente, en un libro tan corto, es imposible.

Hadjí Murat nos cuenta la historia de uno de los guerreros que acompañó a Shamil, famoso religioso revolucionario del Cáucaso que luchó contra la ocupación rusa de la región, alrededor de 1851. Hadjí Murat en un principio luchó en el bando de los rusos, contra el muridismo (radicales). Sin embargo, al ser traicionado por un rival, es apresado por los rusos, logrando escapar milagrosamente, aunque con severas heridas. Luego de casi morir, decide combatir al lado de Shamil, de quien también posteriormente se separará, producto de discusiones por la sucesión en el mando.

Les paso una foto de Hadjí Murat:

Hadji Murat

A pesar de su corta extensión, es destacable en el libro la multiplicidad de personajes que van apareciendo, cada uno con sus propias particularidades. Estos personajes, que no aportan demasiado a la trama de la obra, sí logran mostrar las diferentes realidades observadas en el campo de batalla, de lo que Tolstoi puede hablar bien, por haber participado él mismo de la guerra del Cáucaso. Así conocemos a soldados rasos apasionados románticamente de la guerra, mientras otros se vuelcan al juego y la bebida. También hay breves historias de amoríos, peleas y traiciones.

Otro aspecto no menos interesante es aproximarnos a una porción de la historia de la que poco sabemos. La guerra del Cáucaso se desarrolló por el año 1850, en la región entre el Mar Negro y el Mar Caspio (sería actualmente el sudoeste de Rusia, Georgia y parte de Armenia).

Este conflicto, que se extendió durante casi 50 años (1817-1864), enfrentó a los pueblos de la zona (chechenos) con Rusia, que pretendía mantener el control sobre toda la región.

En la resistencia de los locales, además de la cuestión de la independencia económica y social, entró en juego la religión: los pueblos de la zona eran fervientes musulmanes, mientras que los rusos eran cristianos ortodoxos. Es por eso que parte de la resistencia la lideraron personas vinculadas con la religión, como Shamil, uno de los protagonistas de la historia de Tolstoi. Shamil, un imán líder de la resistencia anti ruso del Cáucaso, es visto en la obra como un actor involucrado plenamente con la independencia de los rusos, capaz de cualquier cosa con tal de lograrla.

Este es el famoso Shamil:

Shamil

Pero no piensen que por ser ruso Tostoi toma partido por su pueblo. En realidad no creo que se haya inclinado por ninguno de los dos bandos, sino que muestra atrocidades cometidas por ambas faccioness. Quizás hasta se incline más por la defensa de los chechenos, sobre el final, al narrar los últimos días de Hadjí Murat, transcurridos junto a los rusos.

Este personaje, que da su nombre al libro, es un feroz guerrero checheno que, a raíz de las traiciones sufridas por parte de Shamil, decide ofrecer su colaboración a los rusos, exigiendo simplemente que se rescate primero a su familia, secuestrada por Shamil.

En el afán de salvar a su familia, Hadjí Murat encontrará su trágico final, mostrando así la crueldad y teatralidad propias de la guerra.

Es recomendable, en particular por la parte histórica, pero también por los retratos personales de los diferentes tipos de participantes de una guerra.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Disculpen la ausencia, pero estuve de vacaciones.

En mi descanso anual me compré un libro, publicado este mismo año, y que ya terminé de leer, así que rápidamente les dejo algunos comentarios.

El título de la obra en inglés es “A Kim Jong-Il production”, que sería algo así como “Una producción de Kim Jong-Il”. El libro, escrito por…. narra el secuestro de una actriz y un director de cine surcoreanos, durante el gobierno de Kim Il-Sung, abuelo del actual presidente de Corea del Norte.

A Kim Jong-Il production

Si bien el secuestro fue perpetrado bajo el gobierno de Kim Il-Sung, el cerebro detrás de la operación fue su hijo, Kim Jong-Il, sucesor de su padre a la cabeza del gobierno norcoreano, puesto que ejerció hasta su muerte en 2011.

Kim Jong-Il

Kim Jong-Il, obsesionado con el cine, buscaba por un lado transmitir los ideales comunistas a la población y acentuar la adoración personal de su líder, y, por otro lado, lograr que el cine norcoreano fuera reconocido a nivel internacional, compitiendo de esta forma con Corea del Sur, que sí estaba logrando fama mundial con sus obras.

Con este objetivo en mente son secuestrados el director y la actriz, para colaborar con la realización de films en el país.

Si bien el libro sigue las vidas de estos dos personajes (secuestro, encarcelamiento, torturas, intento de adoctrinamiento, producción de películas y finalmente escape), en paralelo conocemos el interior de este perverso y hermético régimen de Corea del Norte, instaurado luego de la partición de las dos Coreas, régimen que sigue vigente hoy en día (el actual presidente mandó matar a varias personas que se le han opuesto, entre ellas a ministros y a su propio tío).

Resultó un libro interesantísimo desde el punto de vista histórico y cultural, y también como testimonio de vida de dos personas.

Es fácil de leer, aún en inglés. Muy recomendable.

Paul FischerEs el primer libro del joven Paul Fischer, quien al final cita las diversas fuentes a las cuales ha recurrido. Sin embargo, no deja de ser sospechosa la profusión de información sobre un régimen tan hermético como el de norcorea. Tomándolo como una novela resulta interesante, y también aporta bastante información sobre un país desconocido para muchos. Ahora bien, si buscamos un fiel reflejo de realidad, tal vez habría que indagar un poco más.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

A continuación quisiera hacerles un pequeño comentario de dos de los conceptos más revolucionarios aportados por Jacques Derrida: la deconstrucción y la différance (o diferancia, según el libro que estoy leyendo).

Deconstrucción

Lo que a mí me resultó más enriquecedor del pensamiento de Jacques Derrida es la denominada “deconstrucción”. Si bien el concepto no fue creado por Derrida (sino que es extraído del pensamiento de Heidegger), fue él quien lo popularizó, dándole una vuelta más al análisis.

Me costó un poco comprender claramente lo que la deconstrucción era; por eso también dejé pasar un tiempo antes de publicar algo sobre ella. Sintéticamente, la deconstrucción es un tipo de pensamiento que critica, analiza y revisa fuertemente las palabras y sus conceptos.Deconstrucción

De alguna manera se opone a la filosofía “tradicional”, ya que sostiene que es imposible realizar generalizaciones u objetivaciones de conceptos, no hay nada claro, evidente o unívoco. Es por esto que se lo consideró siempre a Derrida como un crítico y rebelde del sistema predominante.

De algunos de los textos que estuve leyendo en la obra, pude rescatar reflexiones sobre la deconstrucción. Por ejemplo, el filósofo Jean-Luc Nancy nos dice que la deconstrucción sería como “la imposibilidad de acabar el edificio y de entregar sus llaves así como de cerrar las cuentas de la obra”. Es decir, que detrás del concepto de deconstrucción vemos una cierta irracionalidad, un comportamiento o análisis que no sigue los principios racionales tradicionales de la filosofía.

Otro pensador, John D. Caputo, nos muestra a la deconstrucción como una “empresa de apertura de cosas –creencias y prácticas, textos e instituciones- y de liberación de su futuro, no expresa la muerte lisa y llana de nada”.

Luego de haber leído ya varias páginas sobre el pensamiento de Derrida, y de haberlo trabajado en mi mente, la deconstrucción es no asumir nada, no dar nada por sentado, por fijo e inamovible. Sería una forma de despejar la mente y dejar abiertas todas las puertas y posibilidades de interpretación. Así, en un análisis deconstructivo, no existen generalizaciones, causas que producen siempre las mismas consecuencias, conductas extrapolables o pensamientos únicos, sino que todo debe descomponerse, despedazarse en sus infinitos componentes.

Este pensamiento me pareció maravilloso, porque yo siempre sostuve lo mismo: no es posible generalizar, porque son tantos los elementos a tener en cuenta, que sería imposible llegar a la conclusión de que estamos considerándolos a todos, o a los imprescindibles para el análisis.

Différance

Otro aporte destacado de Derrida a la filosofía fue lo que él denominó “différance”, un neologismo derivado de la palabra francesa différence (diferencia), que se refiere al hecho de que algo no se pueda simbolizar porque desborda de representación. Para ello utiliza la vinculación con el verbo différer (diferir o diferenciar).

Ice cubesDerrida utiliza el neologismo para evocar varias características de la producción de significado de un texto. La noción de “diferimiento” nos mostraría que las palabras y símbolos nunca puede demostrar clara y completamente lo que se quiere transmitir. Logramos acercarnos al significado de una palabra a través de más palabras, difiriendo de alguna manera la percepción completa de su significado.

Por otro lado, observamos la noción de “diferencia” por la multiplicidad de interpretaciones, significados e imágenes que los términos pueden tener. En su obra se pueden encontrar diversos análisis de aspectos vinculados con la producción de significado de las palabras o los textos según en qué idioma estén escritos, quién los lee, de qué cultura es, etc. Además, indaga sobre las dificultades de traducción de palabras y textos, por las múltiples implicancias que los términos pueden tener en un lector en su idioma original.

Para terminar, les dejo una frase de Derrida que encontré en el libro:

“Aquello que no se puede decir, de ninguna manera hay que callarlo, sino escribirlo”.

Saludos.

Mercedes

PD: Todavía me falta un poco para terminar el libro; lo estoy leyendo despacio, porque algunos de los textos son bastante difíciles de entender e interpretar. El siguiente libro definitivamente será algo más pasatista.

Estimados lectores:

Con un poco de demora, les paso la biografía del filósofo Jacques Derrida, en cuyo homenaje fue escrito el libro que estoy leyendo.

Biografía Jacques Derrida

Jacques Derrida, nacido en julio de 1930 en El-Biar (Argelia), es considerado uno de los pensadores contemporáneos más influyentes, en particular por sus estudios sobre la deconstrucción, ideología de la cual hablaré en particular más adelante en otro post. Se lo ha llegado a considerar como el nuevo Kant o Nietzche, por la trascendencia de sus obras. Fue característico en su pensamiento la mancomunión de diversas disciplinas como la historia, la filosofía, la psicología, la literatura y la sociología, en permanente interacción.

Jacques Derrida

La vida de Derrida comenzó en los suburbios de Argel, en el seno de una familia judía originaria de Toledo, lo cual sería crítico para su crecimiento, ya que sufrió la discriminación en la escuela, y terminó siendo expulsado del instituto en 1942, por motivos racistas.

Se interesó desde joven por la lectura, estudiando a múltiples escritores, como Camus, Nietzche y Artaud, quienes influirían posteriormente en su pensamiento.

Luego de la expulsión de la escuela argelina, su familia se trasladó a París, donde terminó sus estudios y descubrió a una multiplicidad de autores que también serían influyentes. Gracias a haber obtenido una beca pudo estudiar en la Universidad de Harvard, en EEUU.

En 1957 contrajo matrimonio con Marguerite Aucouturier, con quien tuvo dos hijos. Al poco tiempo de casarse tuvo que volver a Argelia para cumplir con el servicio militar, aunque logró prestar servicios como docente de francés e inglés para jóvenes argelinos y franceses.

Posteriormente trabajó como docente y director en diversas instituciones, secundarias y universitarias, de Francia y EEU. En 1983 fundó el Colegio Internacional de Filosofía. Fue en Estados Unidos donde sus ideas recibieron la mayor acogida de la comunidad profesional.

Siempre se manifestó comprometido con los eventos de la actualidad que le tocaron vivir, como el mayo del 68, la guerra de Vietnam, los disturbios en República Checa y la defensa de Nelson Mandela. Ese compromiso le constaría algunos ingresos a prisión.

Murió el 8 de octubre de 2004 en París, a los 74 años, mientras se preparaba el libro homenaje que estoy leyendo.

Derrida nos ha dejado una gran cantidad de escritos, muchos de los cuales pueden encontrarse en versiones libres en Internet.

Estimados lectores:

Tarde pero seguro, un pequeño homenaje a Eduardo Galeano. Les dejo una carta de lectores que salió en Clarín el día después de su fallecimiento, escrita por Adriana Lenardón.

Eduardo Galeano2

“Galeano, nada mejor que eternizarlo con algunas de sus palabras”

Eduardo Galeno murió en Montevideo. Como sabemos, fue por complicaciones con el cáncer de pulmón que el maldito cigarrillo le provocó. ¡Nada mejor para un escritor que eternizarlo con algunas de sus palabras! Este texto es de “Me caí del mundo y no sé cómo se entra”, palabras con las cuales concuerdo y sé que no soy la única:

“Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente … No hace tanto … lavábamos los pañales, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos … El cuarto cajón era para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Guardábamos ¡tooooodo! …, las tapas de los refrescos. Hacíamos limpia-calzados para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares.

Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar … Las pilas pasaban del congelador al techo de la casa … no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más.

Las cosas no eran desechables. Eran guardables … Los diarios … servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, y para envolver …

Yo no digo que eso era mejor …, pero en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza … ¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas … ¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa? ¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista?

Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII) … no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el ‘guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo’, pasarse al ‘compre y bote que ya se viene el modelo nuevo’ … ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo? … Hoy no sólo los electrodomésticos son desechables … también el matrimonio y hasta la amistad son descartables … A los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o … se valora más a los lindos, con brillo, pegatina en el cabello y glamour”.

Profesora Adriana Lenardón

 Eduardo Galeano 3

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.