Skip navigation

Category Archives: Literatura francesa

Estimados lectores:

He terminado de leer El extranjero, de Albert Camus (L’Étranger en el idioma original). Lo había leído hace mucho tiempo, estando todavía en la secundaria, y la verdad que no recordaba nada. Quizás porque las reflexiones que aporta el libro eran demasiado complejas para mis 16 años.

El libro nos muestra el interior de Meursault, un joven argelino que sufre la muerte de su madre. “Sufrir” es una forma de decir, porque en realidad Meursault no siente nada, ni por su madre, ni por su novia María, ni por el hombre desconocido que matará unos días después del funeral de su madre, en un caluroso día de verano.
Este pequeña pero preciosa novela, narrada en primera persona por Meursault, nos muestra la esencia de este hombre que transita la vida como un extranjero.

Imperdible. 100% obligatorio leerla.
Próximo libro: “Respiración artificial”, de Ricardo Piglia.

Saludos.

Mercedes

Anuncios

Estimados lectores:

En mis vacaciones no solo leí el libro que me había llevado, “Basada en hechos reales”, sino que leí uno que me regalaron en el viaje, “La séptima función del lenguaje” y empecé otro, “Silent witness”. Pero vayamos por partes…

Basada en hechos reales

“Es una novela de la francesa Delphine De Vigan. Está narrada en primera persona, y la narradora comparte muchas características de la escritora: se llama Delphine, es escritora y el libro que la catapultó a la fama fue un escrito autobiográfico. Esto hace que parezca una autobiografía, aunque realmente no lo sea.

La historia gira alrededor de la narradora y sus problemas profesionales, vinculados con la inesperada fama y el bloqueo que se encuentra experimentando. Ante esta situación, aparece en escena L., una misteriosa mujer que se introduce rápidamente en la vida de Delphine, transformándose en su mejor amiga, creando una relación de dependencia casi total.

Es un thriller, en gran medida psicológico, que nos mantiene intrigados hasta el final.

El nombre de la obra proviene de la exigencia de L. de que su nueva amiga descarte la novela y se dedique a escribir historias basadas en hechos reales, aprovechando sus vivencias, su análisis de la realidad y su capacidad de transmitir experiencias.

Se lee fácil y rápido, cada página invita a seguir leyendo. Sin embargo, no sé si lo calificaría como un buen libro. Sí, es interesante. Sí, es atrapante. Pero es como si le faltara algo. Parece más el guión de una película que una novela.

La séptima función del lenguaje

Novela escrita por el francés Laurent Binet. Parte de la suposición de que la muerte de Roland Barthes, en 1980, atropellado por un auto mientras cruzaba la calle, tuvo causas ocultas. En el libro, que tiene algo de sátira, de humor y de imaginación, nos encontramos con complots de intelectuales franceses y de otros países, políticos franceses en medio de la campaña por la presidencia, una misteriosa sociedad secreta de retórica y el submundo académico, con sus internas, luchas de ego e intimidades.

La clave del asesinato pareciera ser un importe descubrimiento de Barthes, relacionado con la séptima función del lenguaje, una función que le otorgaría a su dueño importantes poderes.

Nos guían en la investigación un inspector sin ningún conocimiento de filosofía, semiótica o retórica, y un intelectual francés, especialista en el análisis de signos. Los dos forman una curiosa y simpática pareja.

El tono de la obra es bastante cómico, hay muchos gags relacionados con políticos e intelectuales de la época. Mayormente se refiere a personajes conocidos, pero me anoté muchos nombres para googlear después.

Es líneas generales es muy entretenido, totalmente original, y nos permite además conocer a muchas de las personalidades académicas que marcaron los últimos 50 años.

Si bien no es difícil de leer, resultará mucho más interesante para los que conozcan algo del mundo literario y filosófico de los 80, ya que se hacen muchas bromas con características e historias conocidas (y no tanto), de algunos de los principales personajes de la época.

Silent witness

Me encontré este libro, de Richard North Patterson, en uno de los hoteles en los que paré, y como no tenía nada para leer lo empecé.

Cuenta la historia de Tony Lord, un conocido abogado penalista de la ciudad de San Francisco, que recibe un pedido de ayuda de una amiga de la secundaria: su esposo está siendo acusado del asesinato de una adolescente.

El llamado lo lleva a Tony Lord a recordar su propia historia, cuando su novia de la secundaria fue violada y asesinada, siendo él el principal sospechoso.

Los conflictos al decidir ayudar a su amigo comienzan por los recuerdos de su pasado, por saber que el acusado, también su amigo, estaba teniendo relaciones con la joven asesinada, y por no tener la certeza de su inocencia.

Hasta lo que leí venía muy interesante. No es un libro corto, pero cada página invita a seguir leyendo. Como no me lo traje, ya compré el e-book para seguir leyéndolo.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

El famoso y polémico escritor francés del momento, Michel Houellebecq, va a estar por nuestras tierras. Este jueves 10 de noviembre a las 20hs. se presentará en el Centro Cultural San Martín, donde participará de un diálogo público con en escritor argentino Gonzalo Garcés.

Interesados en asistir, es gratuito, retirándose las entradas 2 hs. antes del comienzo del evento. Solo se entregarán 2 entradas por persona.

Les dejo el link a la página del San Martín: http://elculturalsanmartin.org/programacion/evento/2129-michel-houellebecq

Y también una nota publicada hoy en Clarín sobre este polémico personaje: http://www.clarin.com/cultura/Michel-Houellebecq-incorregible_0_1683431715.HTML

houellebeq

Huellebeq recibió numerosos premios, entre los que se destaca el Premio Goncourt, uno de los más distinguidos honores de la literatura francesa. Una de sus últimas novelas, “Sumisión”, publicada el 7 de enero de 2015 (precisamente el mismo día del atentado de Charlie Hebdo), causó un gran revuelo a nivel mundial, ya que en ella Huellebeq imagina a Francia bajo el gobierno de un presidente musulmán.

El escritor, constantemente envuelto en polémicas, es amado y odiado por la sociedad francesa. En la foto lo podemos ver con su eterno cigarrillo en la mano.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Intercalé en mi lectura de Stephen King otro libro: “Printemps” (“Primavera”), del Premio Nobel  2008 J. M. G. Le Clézio. Es un libro muy cortito, como el otro que leí del mismo autor, “El Africano”.

El estilo también es similar: tono melancólico, recuerdos de África (en este caso Marruecos) y de Francia, imágenes del pasado permanentemente cruzadas con el presente y mucha descripción de sensaciones, paisajes, olores y sentimientos.

Printemps

“Printemps” es en realidad una novela breve extractada del libro “Printemps et autres saisons” (“Primavera y otras estaciones”), que contiene cinco relatos cortos. El primero, “Primavera”, cuenta la historia de Saba, una joven criada por una pareja de ancianos en una ciudad rural del norte de Marruecos, cuya feliz vida campestre da un vuelco de 180 grados cuando debe partir para Francia a vivir con su madre en la miseria, tanto material como espiritual.

La falta de familia real, junto con el desarraigo y el exilio hacen que la obra sea la permanente búsqueda de identidad de la pequeña Saba, que creció entre dos continentes y sin familia verdadera.

Como “El Africano”, un libro muy dulce, en cuyas páginas encontramos infinidad de sensaciones, de las cuales una gran parte provienen del amor de Le Clézio por el continente africano.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Ya he terminado de leer “Domingos de agosto”, de Patrick Modiano. Es un buen libro, atrapante a lo largo de cada una de sus escasas páginas.

Domingos de agosto

Es bastante poco descriptivo, algo comprensible en un libro tan corto. A mí, sin embargo, me gustan más los libros descriptivos, porque llegamos a tener una imagen perfecta de los personajes, lugares y sensaciones. El atractivo de este libro es otro; lo interesante es la intriga, el cambio de momento en el tiempo, llegando a conocer la historia completa de los personajes recién con las últimas palabras (o quizás releyendo al final algún pasaje o alguna conversación del comienzo del libro).

La trama es difícil de explicar. Tenemos un personaje principal, un hombre, que es quien narra en primera persona la historia. Lo encontramos en Niza, solo, sin rumbo, viviendo en una mínima habitación de alquiler en lo que antes era un hotel. En ese vagar encuentra inesperadamente a un hombre vinculado de alguna manera con su pasado, del cual conocemos muy poco. Ese reencuentro hará que vuelvan a su mente las vivencias de hace siete años, cuando lo acompañaba Sylvia.

En esta historia hay un permanente dejo de misterio y nostalgia, que vamos descubriendo poco a poco, mientras recorremos las calles de una Niza diferente de la turística que estamos habituados a imaginar.

Si bien es un libro interesante, me parece demasiado breve para ser novela. Es más bien un cuento, que se puede leer tranquilamente en una tarde.

Les dejo la biografía del autor:

Patrick Modiano nació en julio de 1945 (tiene 70 años), en Boulogne-Billancourt, en las afueras de París. Su infancia estuvo marcada por las ausencias de sus padres, que por trabajo debían ausentarse con frecuencia, lo que lo acercó más a su hermano, quien murió a los 10 años. El fallecimiento de su hermano lo marcó fuertemente en su vida personal y también literaria, dedicándole una gran cantidad de obras.

Patrick Modiano

Estudió en el famoso liceo Herny IV, de París, pero decidió no proseguir con los estudios superiores. En 1968, a la edad de 23 años, publicó su primera novela en la editorial Gallimard. Dos años después contrajo matrimonio con la tunecina Dominique Zerhfuss, su actual esposa.

El mayor galardón que recibió fue el Premio Nobel, que obtuvo en 2014. Anteriormente había recibido el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa (1972) y el prestigioso Premio Goncourt (1978).

Entre sus ejes temáticos figuran la memoria, el olvido, la identidad y la culpa. Son constantes las referencias o ambientaciones en la época de la ocupación alemana de Francia, durante la Segunda Guerra Mundial.

Obras traducidas al español (según Wikipedia)

  • Villa Triste
  • Los bulevares periféricos (Les boulevards de ceinture)
  • La ronda de noche (La ronde de nuit)
  • La calle de las bodegas oscuras (Rue des boutiques obscures)
  • El libro de familia (Livret de famille)
  • Una juventud (Une jeunesse)
  • Tan buenos chicos (De si braves garçons)
  • El lugar de la Estrella (La Place de l’Étoile)
  • Domingos de agosto (Dimanches d’août)
  • Exculpación (Remise de peine)
  • El rincón de los niños (Vestiaire de l’enfance)
  • Viaje de novios (Voyage de noces)
  • Más allá del olvido (Du plus loin de l’oubli)
  • Dora Bruder (Dora Bruder)
  • Los mundos de Catalina (Catherine certitude)
  • Las desconocidas (Des inconnues)
  • Joyita (La petite bijou)
  • Un pedigrí (Un pedigree)
  • En el café de la juventud perdida (Dans le café de la jeunesse perdue)
  • El horizonte, Anagrama, 2010
  • Barrio perdido (Quartier perdu)
  • Flores de ruina (Fleurs de ruine) y Perro de primavera (Chien de printemps)
  • Un circo pasa (Un cirque passe)
  • La hierba de las noches (L’herbe des nuits)

Estimados lectores:

He empezado a leer “Domingos de agosto”, de Patrick Modiano, escritor francés, reciente ganador del Premio Nobel.

Domingos de agosto

Es un libro muy breve, que ya estoy por terminar. Es difícil describir la trama sin revelar parte del misterio de la obra. Lo que sí se puede decir es que la trama transcurre en Niza, por cuyas calles el narrador vaga sin rumbo, recordando los eventos ocurridos hace siete años, que involucraron a Sylvia, su compañera, y a un peculiar matrimonio que inesperadamente entra en sus vidas.

Con un aire de permanente melancolía, poco a poco vamos llenando las lagunas y comprendiendo la historia.

Próximamente, la biografía del autor.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Anoche terminé de leer “Derrida”, de Benoît Peers. El libro es excelente. Por un lado, es evidente la exhaustiva tarea de investigación que hay detrás; son extensísimas las referencias utilizadas, que van desde lecturas de obras de Derrida, a entrevistas realizadas, pasando por lecturas de cartas, periódicos y otras publicaciones del momento.

Por otro lado, la redacción y la fluidez son destacables, logrando que la historia de la vida de un filósofo, que podría haber sido la de algún otro, se convierta casi en una odisea.

Si, reitero, es un libro largo, que cita a una enorme cantidad de personajes del entorno del filósofo, desconocidos para los no iniciados en el tema, como yo misma. Pero no es difícil de leer, solo se requiere un poco más de concentración.

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Para los interesados en aproximarse al mundo Derrida, les dejo un link a un documental, “Por otra parte, Jacques Derrida” (“D´ailleurs Derrida”): https://www.youtube.com/watch?v=2dFM1OO315k

El documental, en realidad llamado “película”, fue realizado por Safaa Fathy, amiga de Derrida, entre 1998 y 1999. Allí pueden ver al propio Derrida, de 69 años, hablar sobre algunas de sus publicaciones y de sus principales ideas. Es un poco larga (algo más de una hora), pero es muy interesante, al menos para ver los primeros minutos y hacerse una idea de cómo era Jacques Derrida.

Las imágenes que se ven en el video corresponden a Francia, Estados Unidos y el sur de España, referenciando los paisajes argelinos donde Derrida pasó sus primeros años. También hay algunas tomas verdaderas de Argelia, pero sin Derrida, ya que este, por razones de seguridad, no pudo acompañar al equipo.

Derrida D´ailleurs

Me ocurrió algo peculiar con el video. Casi desde que empecé a leer la biografía, tenía la intención de buscar en internet alguna entrevista a Derrida, algo que recién ayer hice. Empecé escuchando el audio de la primera entrevista televisiva formal que le hicieron a Derrida, en el año 1996, en “Cercle de minuit”, programa cultural de Laure Adler, y que se transmitía en el poco atrayente horario de la 1 de la mañana. Como me costaba un poco seguirla (no tenía subtítulos), busqué otro video y apareció la película “Por otra parte, Jacques Derrida”. Después de verla entera, retomo la lectura. Y adivinen qué fue lo primero que leo: ¡la parte de cómo se filmó la película! ¿Casualidad?

La verdad que sería ideal, a medida que van transcurriendo los episodios de la vida de Derrida, ir leyendo cada una de sus publicaciones, para comprender más la profundidad de su pensamiento. Lamentablemente, eso resulta casi imposible, por la cantidad de publicaciones que existen, que no son para nada breves, y por su complejidad, que exige tener ciertos conocimientos de filosofía previos.

Por otro lado, les copio la entrevista de Osvaldo Muñoz a Derrida, de 1992, tal como aparece transcripta en el libro.

¿Cuál es para usted el colmo de la desgracia?: Perder la memoria.

¿Dónde le gustaría vivir?: En un lugar a donde pueda volver todo el tiempo, es decir, del que me pueda ir.

¿Con qué falta es usted más indulgente?: Guardar un secreto que no se debería guardar.

¿Héroe de novela favorito?: Bartleby (nota: Protagonista de un cuento de Herman Melville).

¿Sus heroínas favoritas en la vida real?: En esto guardo el secreto.

¿Su cualidad preferida en el hombre?: Saber confesar el miedo.

¿Su cualidad preferida en la mujer?: El pensamiento.

¿Su virtud preferida?: La fidelidad.

¿Su ocupación favorita?: Escuchar.

¿Quién le hubiera gustado ser?: Algún otro que se acordara un poco de mí.

¿El principal rasgo de mi carácter?: Cierta ligereza.

¿Mi sueño de felicidad?: Seguir soñando.

¿Cuál sería mi mayor desdicha?: Morir después de las personas que amo.

¿Lo que me gustaría ser?: Un poeta.

¿Lo que detesto por encima de todo?: La complacencia y la vulgaridad.

¿La reforma que más admiro?: La que se refiere a la diferencia sexual.

¿El don natural que me gustaría tener?: El talento musical.

¿Cómo me gustaría morir?: Por completa sorpresa.

Mi lema: Preferir decir que sí.

Les hago algunas pequeñas acotaciones sobre el cuestionario. Por empezar, si bien Derrida era muy celoso de su esposa, él no le fue fiel, en el sentido estricto de la palabra. Tuvo varias amantes, una con la que estuvo durante muchos años, y con la que tuvo un hijo. Su esposa, sin embargo, estuvo siempre al tanto de sus infidelidades, y hasta fue ella quien contribuyó a que Derrida reconociera a su hijo. A pesar de esta infidelidad sexual, Derrida siempre tuvo una relación especial con su esposa; una especie de Sartre y Beauvoire.

Por otro lado, si bien en la entrevista Derrida menciona su deseo de tener talento musical, parecería que la música nunca fue uno de sus intereses, como sí lo era el cine.

Respecto a la referencia a su capacidad de escucha, esto sí parecería ser cierto. Hay diversos testimonios de allegados a Derrida que dan cuenta de su enorme capacidad de escucha, sin juzgar ni intentar dar consejos, sino simplemente escucha. Esta habilidad era especialmente valorada por las mujeres, entre las cuales Derrida siempre tuvo mucha atracción (tanto personal como profesional y académicamente).

Frase Derrida

La muerte y la enfermedad fueron también siempre un tema crítico para Derrida. Por un lado, fue siempre bastante hipocondríaco, y tenía un enorme miedo a la muerte. Psíquicamente también sufría, tendiendo a caer en fuertes depresiones. Pero es más la muerte de sus parientes y amigos lo que sufre. Varios de sus familiares y amigos sufrieron sus últimos años (como su madre), o padecieron trastornos psicológicos, terminando en suicidio.

La última pregunta de la entrevista también muestra una característica de Derrida muy marcada: “Decir siempre que sí”. Laboralmente, Derrida siempre estaba disponible, para charlar con sus alumnos fuera de clase, para dar conferencias en cualquier parte del mundo, o para escribir artículos y libros a pedido de las editoriales o de algún amigo. Su tiempo parecía infinito por la cantidad de trabajo que producía. En realidad, lo que hacía era trabajar constantemente, aprovechando cada instante (hasta los breves momentos en que le tocaba un semáforo en rojo mientras manejaba).

Saludos.

Mercedes

Estimados lectores:

Aprovecho un tiempo que tengo mientras espero a que pare un poco de llover, para dejarles algunas primeras reflexiones del libro “Derrida”, biografía de Jacques Derrida.

Libro

A lo largo de esta obra de 650 páginas (y de las grandes) se encuentra muchísima información diversa, para todos los gustos. La biografía está muy bien hecha. Por empezar, desde la recopilación de escritos diversos (publicaciones, textos de conferencias, cartas formales y personales, etc), y por la enorme cantidad de entrevistas realizadas por el autor para tener una visión completa de Derrida. Extractos de los textos y entrevistas son citados constantemente a lo largo del libro, de manera que el lector pueda tener información de primera mano sobre el filósofo.

Además, la narración es muy amena y la traducción impecable (la editorial es Fondo de Cultura Económica). Hay que estar preparado nada más para leer un libro extenso, sobre un filósofo, con la cantidad de escuelas y personalidades nombradas. Por momentos se vuelven algo reiterativos los “conflictos de ego” entre los filósofos de la época de Derrida (algunos de los cuales todavía publican), pero ello en definitiva es una muestra más de la realidad de ese mundo desconocido para muchos.

Derrida fue un hombre consagrado en cuerpo y alma a la filosofía; todo su ser estaba orientado hacia ella. A través de la obra puede verse cómo, desde los primeros años de la adultez, se consagra al estudio y la lectura de textos filosóficos, principalmente. Con el correr de los años, a medida que su notoriedad mundial va creciendo, ve cada vez más cargada su agenda, plagada de clases, lecturas de textos, escritura de textos propios, envíos de cartas y viajes para dar conferencias en cualquier lugar del mundo.

Lo sorprendente es que, además de sus compromisos laborales, Derrida aún lograba pasar tiempo con su familia y conservar fuertes lazos de amistad con muchos allegados, la mayoría vinculados a la filosofía.

Su personalidad era muy particular también: hipocondríaco, infiel crónico, pero a la vez muy celoso de su mujer, preocupado por su aspecto físico, supersticioso, fanático de las películas, particularmente las americanas de la mafia, algo narcisista… Y así podríamos seguir enumerando.

Derrida joven

Derrida sufría internamente al recibir críticas de sus colegas, algo que lo acompañó a lo largo de su vida, ya que especialmente en Francia tuvo siempre “opositores”. Si bien en Estados Unidos recibió una mejor acogida, tampoco su desarrollo estuvo exento de controversias.

El mundo de los filósofos, al menos el que podemos observar desde el libro en Francia y en parte en Estados Unidos, era muy duro: abundaban los enfrentamientos de egos, entre personalidades de la talla de Foucault, Blanchot o Lacan. Las publicaciones de los filósofos muchas veces estaban más orientadas a criticar escritos de otros colegas, o a responder las críticas recibidas, que a proponer nuevos temas originales de análisis, o a solucionar alguna carencia del modelo de pensamiento. Y en esto Derrida incursionó ampliamente, ya que realizó diferentes críticas, o aportes, al pensamiento de otros autores, que no fueron del todo bien recibidas.

Se destacó también en la vida de Derrida el amplio compromiso con el desarrollo de la enseñanza de la filosofía, tanto en Francia, en épocas en que se pretendió reducir su peso en los programas escolares, como en otros países, como en República Checa en momentos de censura.

Derrida

No obstante el reconocimiento que logró, el dinero no abundó siempre en su casa, algo que tampoco le interesaba demasiado. Era su esposa, Marguerite, quien llevaba las cuentas en la casa, mientras que Derrida no sabía ni dónde estaba el banco. Tampoco se preocupaba mucho por el lucro que obtenía de las diversas actividades que realizaba: dedicaba meses a preparar una conferencia por la que no recibiría ninguna paga, y no se interesaba demasiado por el cobro de los derechos de autor. Aunque no siempre la situación económica fue buena, él siempre se destacó por invitar a sus amigos a cenar, no permitiendo que los demás pagaran nada de la cuenta, especialmente si eran más jóvenes o tenían ingresos inferiores a los suyos.

Les dejo un par de citas de Derrida que aparecieron en el libro:

“Tengo esa naturaleza feliz que quiere que de cualquier momento de mi vida –incluso de lo peor que viví- no tenga ganas de decir “preferiría no haberlo vivido”. En este sentido, todo el tiempo reafirmo, todo el tiempo repito, y cuando digo “amo lo que amé” no es solo tal cosa o tal personal, es “amo el amor”, si se puede decir, “amor la experiencia que tuve de todo” y es cierto, quiero conservar todo. Es mi suerte. Y, sin embargo, en el presente pocas veces tengo la sensación de ser feliz, de amar simplemente lo que vivo, pero me parece que todo lo que pertenece al pasado ha sido amado y debe ser reafirmado”.

Esto aparentemente no eran solo dichos; Derrida conservaba absolutamente todo, desde cartas y postales recibidas, a borradores de escritos, muebles y equipos viejos inutilizables, hasta comprobantes y tickets de hace muchos años. Todo era atesorado en su casa, porque para él en cada uno de esos objetos había un recuerdo de su vida. Su pasión era tal que llegó a pelearse con su madre porque ella no hubiera conservado todas postales que él le había enviado.

“El filósofo es alguien en quien el placer y la ambición son absolutamente locos. El deseo de poder de los principales políticos es un deseo absolutamente minúsculo y pueril al lado del deseo del filósofo, que, en una obra filosófica, manifiesta a la vez una intención de dominio y al mismo tiempo una renuncia al dominio de una medida o de una amplitud que encuentro infinitamente más poderosa en otros (…). En mi caso, si me gusta la filosofía es gracias a esa desmesura. Está fuera de proporción respecto de los demás tipos de discurso y a veces incluso de todas las reglas del arte”.

Esta frase muestra en parte el trasfondo de la filosofía para Derrida, una ciencia discursiva (él amaba dar discursos públicos), una ciencia de dominio, de demostración y hasta imposición de puntos de vista. Por eso también es que él valoraba tanto la buena acogida que sus obras tenían: eran una forma de lograr el máximo objetivo de la filosofía.

Por último, quiero advertir, como ya comenté en otro post, que este libro es exclusivamente una biografía; prácticamente no tiene explicaciones sobre el pensamiento de Derrida (solo simples menciones a los conceptos y obras), ni tampoco aporta datos sobre las otras corrientes de pensamiento citadas. Queda a gusto del lector profundizar un poco más para interiorizarse en los temas filosóficos. Lo mismo en relación a la enorme cantidad de personajes que aparecen; para conocer un poco más sobre el pensamiento de tal o cual filósofo es necesario indagar por otro lado. También es recomendable hacer un listado de personajes, porque la cantidad que aparece es abrumante (hay un índice al final).

Saludos.

Mercedes

PD: ¡Ya paró de llover!

 

Estimados lectores:

Disculpen tan larga ausencia, pero la biografía de Derrida es realmente extensa, y tampoco estoy dedicándole mucho tiempo a la lectura.

Les dejo la debida biografía del autor del libro. Pronto espero tener algunos comentarios de la obra.

Benoît Peeters nació en 1956 en París. Es un historietista, novelista crítico y biógrafo, especialista en el universo Tintín (famosa historieta francesa) y de Hergé (creador de “Las aventuras de Tintín”).

Peeters

Como Jacques Derrida, estudió en el prestigioso liceo Louis-Le-Grand. Posteriormente, cursó estudios de filosofía en la Universidad de la Sorbona, preparando luego su diploma con Roland Barthes.

En 1978 retorna a Bruselas, ciudad natal de su padre. Allí conoció a François Schuiten, dibujante con quien trabajará en el futuro, principalmente en la serie “Las ciudades oscuras”, mezcla de realismo y surrealismo borgeano y de Julio Verne.

Su carrera de escritor inició en 1976, aunque dedicándose completamente luego de 1982. En lo que respecto a las biografías que escribió, se destacan la de Paul Valéry (escritor, poeta, ensayista y filósofo francés), publicada en 1989, y la de Jacques Derrida, publicada en 2010.

Participó también en la realización de películas, cortometrajes y documentales en Francia. Actualmente es director de una editorial independiente, “Les impressions Nouvelles”, es consejero editorial de Casterman (especializada en comics y literatura juvenil), y es maestro de conferencias en el Departamento de Artes y ciencias de la comunicación en la Universidad de Liège (Bélgica).

Obras (según Wikipedia)

  • Omnibus, Minuit, 1976; Les Impressions Nouvelles, 2001.
  • La bibliothèque de Villers, Robert Laffont, 1980; Labor, Espace Nord, 2004.
  • Paul Valéry, une vie d’écrivain?, Les Impressions Nouvelles, 1989.
  • Hitchcock, le travail du film, Les Impressions Nouvelles, 1993.
  • Les Métamorphoses de Nadar, Marot, 1994.
  • Les Cités obscures, ciclo de libros con François Schuiten, Casterman, 1983-2013.
  • Töpffer, l’invention de la bande dessinée, Hermann, 1994.
  • Love Hotel, Casterman, 1993.
  • Tokyo est mon jardin, Casterman, 1997.
  • Demi-tour, Dupuis, 1997.
  • Le monde d’Hergé, Casterman, 1983.
  • Lire la bande dessinée, Flammarion, 1998.
  • Voyages en utopie, Casterman, 2000.
  • Derrida, Flammarion, 2010.
  • Trois ans avec Derrida. Les carnets d’un biographe, Flammarion, 2010.
  • Valéry. Tenter de vivre, Flammarion, 2014.

Traducciones al español

  • El archivista, Norma Editorial, 2001, con François Schuiten.
  • Brüsel: las ciudades oscuras, Norma Editorial, 1993, con François Schuiten.
  • La chica inclinada Norma Editorial, 2005, con François Schuiten.
  • Las ciudades oscuras, La frontera invisible 1, Norma Editorial, 2002, con François Schuiten.
  • La frontera invisible, 2, Norma Editorial, 2004, con François Schuiten.
  • La sombra de un hombre, Norma Editorial, 2000, con François Schuiten.
  • La teoría del grano de arena, Norma Editorial, 2010 con François Schuiten.
  • Tintín y el mundo de Hergé, Editorial Juventud, 1991
  • Tokyo es mi jardín, Ponent Mon, 2006, con Frédéric Boilet.
  • Derrida, Fondo de Cultura Económica, 2013.